miércoles, 15 de enero de 2014

Una muerte ganada

Desgarrada e intensa, como su alma, Jean Rhys dejó este testimonio entre las notas destinadas a la última parte de sus memorias Una sonrisa, por favor: 

"Tengo que escribir. Si dejo de escribir mi vida será un rotundo fracaso. Para otros ya lo es. Pero para mí sería un rotundo fracaso. No me habría ganado la muerte."

No hay comentarios: